Prólogo

 

Esta traducción del libro de Rote Zora nació de un sentimiento de rabia. Rabia con la situación política y la falta de resistencia comprometida y combativa feminista. Fue resultado de muchas reflexiones sobre feminismo y resistencia. Buscábamos ejemplos de «mujeres» que lucharon en otros lugares, en otros tiempos y de otra manera. Así recurrimos una vez más a este libro y decidimos que las reflexiones y dossieres deberían ser accesibles para otras mujeres que no sean de habla alemana.

Sabemos que la situación histórica ha cambiado. Las condiciones y la resistencia son distintas. Pero aún así hay muchas reflexiones que no caducan: criticar la relación androcéntrica entre los géneros de las que resultan las estructuras de control y violencia, y analizar los fundamentos racistas de los regímenes nos ha llevado a optar por la lucha. En el texto buscamos puntos de conexión, aunque sabemos que no nos hacen falta ni libros de historia, ni abuelos ni abuelas, ni una mirada hacia atrás para imaginarnos nuestra propia historia. Más aún, no nos hace falta la historia para justificar que las actuales condiciones exigen dicha resistencia. No necesitamos que nos verifiquen que tenemos «razón». No queremos tener razón, queremos una vida distinta. ¡Aquí y ahora! La cuestión es cómo nos sentimos mejor y qué podemos hacer con nuestra rabia y nuestra crítica. Nuestros métodos de analizar la sociedad se han especializado y profundizado, así que nuestros argumentos son aún más fuertes. Pero falta la práctica y falta el movimiento. He ahí una de nuestras críticas ¿Por qué las mujeres ya no se rebelan en masa contra la violencia y el control? Un gran sector del feminismo ha sido institucionalizado con nuestros esfuerzos de llevar la lucha a todos los ámbitos. Hemos dejado de lado las armas y acciones directas, el grito y el no.

Desde ahí leímos el libro y nos empapamos de él. Su lectura nos dio nuevas ideas y valentía. Especialmente porque experimentamos mucho. Esto nos dio seguridad y conocimientos prácticos. Aún sin recetas, es un manifiesto.

La relación entre géneros ha cambiado desde los años ochenta hasta hoy, pero no ha mejorado para nosotras. Tanto nos creemos la mentira de las igualdades de género que hasta se han empezado guerras en nombre de ésta como en Afganistán ¡Mucha rabia! En ningún ámbito social se da la igualdad, no se ha abolido la clase dominante y las democracias siguen siendo constructos racistas. Nuestro análisis del Poder evolucionó, especialmente respecto a la representación propia. Los debates acerca del Trikont, «los movimientos de liberación», «las mujeres», etcétera, han sido categorías en su mayoría fructíferas y han abierto nuevos caminos de resistencia. También nuestro lenguaje cambió. La violencia y el control aumentaron, mostrándose de maneras distintas. Tenemos que estudiar estas nuevas maneras, tenerlas en cuenta para el análisis. Tenemos que fortalecernos y apoyarnos mutuamente en nuestras luchas. Es necesario que creamos en nosotras.

El cambio es imprescindible. Nosotras queremos ese cambio. Tenemos infinitas posibilidades, porque no nos guiamos por la legalidad ni el orden. Eso abre muchas posibilidades. ¡Aprovechémoslas! ¡Conectémonos con las luchas actuales y con las que están dormidas, con las luchas de las demás y con las nuestras! Y no sólo nos estamos refiriendo a las bombas y los sabotajes con gran eco mediático. Hacer pintadas, abrir la boca, usar silicona, cortar, gritar, escupir, reír, rascar, son también parte del sabotaje.

¡No al control! ¡Ni hombre, ni patria, ni rey!

¡Las Zorras rojas de este mundo, sigamos en ello y

construyámonos nuestro mundo!

 

 

Introducción

 

Rote Zora o «Zorras Rojas» en castellano, fue un grupo de lucha armada de lesbianas y mujeres que se dio a conocer por primera vez en 1977 con un ataque a la Cámara Federal Alemana de Médicos. Aunque ésta no era su primera acción, dado que en 1975 ya habían puesto una bomba en el Tribunal Constitucional, llamándose por aquel entonces «las mujeres de las RZ» *. En el texto «Cada corazón es una bomba de relojería» explican esta militancia. Ambas acciones estaban relacionadas con la campaña por la despenalización del aborto que aglutinaba a gran parte del movimiento feminista alemán de entonces. Durante casi 20 años Rote Zora llevó acabo numerosas acciones en apoyo a diferentes luchas feministas. La última acción de Rote Zora tuvo lugar en 1994. En 1996 anunció su disolución.

*Células Revolucionarias (Revolutionäre Zellen). [Ndt.]

¡Ninguna Rote Zora ha estado en la cárcel ni un día!

Esperamos que esta traducción de algunos de sus textos y comunicados sirva para reconstruir parte de la herstoria del enfrentamiento que lesbianas y mujeres han tenido no sólo contra el Estado demócrata, patriarcal, imperialista, capitalista y racista. Sino también contra algo más tangible y accesible como son los responsables de las injusticias legitimadas por el Estado: abogados, policías, médicos, jueces, empresarios... Se trata de poner caras a los conceptos.

Queremos refrescar la memoria acerca de las luchas de lesbianas y mujeres que han ido mucho más allá que pedir una parcela de poder dentro del sistema patriarcal y así ser cada vez más sabias en cuanto a la resistencia contra el Sistema: renunciar a sus chantajes, hacerlos públicos y atacarlos.

Pensar en cómo llevar a cabo la lucha, hacerla y vivir en pie de guerra contra el patriarcado tiene mucho que ver con construir la resistencia desde lo inmediato, desde lo cotidiano. Practicar la rebelión cotidiana es un ejercicio para mantenerse en forma en la lucha constante contra las estructuras patriarcales.

Utilizando sus ideas y acoplándolas a estas líneas: Quitarnos el disfraz de la cobardía, ponernos la capucha y encender nuestros corazones que son bombas de relojería.

 

 

Nota de una de las traductoras

 

Cuando se traducen palabras de un idioma a otro, se termina teniendo una relación muy estrecha con ellas, ya que el objetivo es traducir su significado lo mejor posible. Pero cuando además resulta que estas palabras fueron dichas en «otros tiempos», no puedes evitar plantearte qué significan estas palabras «hoy».

En su escrito «Cada corazón es una bomba de relojería» de 1981, terminan diciendo:No somos un frente de lucha más con el que se pueden lucir las organizaciones. No somos la solución del problema fundamental, sino un camino. Nuestro camino feminista se define a través de las perspectivas políticas del movimiento de mujeres y las luchas internacionales revolucionarias, no sólo por nosotras mismas. Diez años más tarde, parte del «movimiento de mujeres» y muchas de las «luchas internacionales revolucionarias» han optado en su mayoría por integrarse en el nuevo orden mundial capitalista y el camino de la lucha armada feminista en Alemania se encontró muy perseguido por el Estado, hasta que se despidió.

¿Se despidieron por ello también los pensamientos y los quehaceres radicales? Por supuesto que no. Pero quizás las luchas que hoy en día se pueden llamar radicales ya no se prestan a estas grandes palabras utilizadas por Rote Zora. Quizás la experiencia nos ha enseñado que las grandes palabras dichas con tanta seguridad son engañosas. Hemos experimentado en nuestra propia piel que las contradicciones no sólo las tiene el Sistema, las tenemos nosotras mismas y las llevamos con nosotras ahí donde nos situemos. Por muy radicales que seamos en nuestras acciones contra el Sistema, no nos libramos de un cuestionamiento igual de radical respecto a nosotras mismas. Los beneficios del Poder y los sentimientos de superioridad no sólo se encuentran en los poderosos, los reproducimos también las que nos posicionamos en su contra, sea porque somos blancas, o porque nacimos en un país rico, o porque tenemos una educación académica, o porque sabemos más sobre un tema, o porque tenemos menos miedo, o porque somos «más radicales». Esto nos convierte en poderosas y, por ende, en nuestras propias enemigas.

El lenguaje de Rote Zora todavía no refleja esta consciencia, es un lenguaje que dibuja muchas fronteras, y las dibuja con mucha seguridad. Treinta años después seguimos necesitando planteamientos y formas de hacer radicales, pero quizás hemos aprendido a ser un poco más humildes respecto a nosotras mismas como blancas habitantes de las «metrópolis» y un poco más prudentes a la hora de hablar sobre las realidades de otras mujeres en otras condiciones sociales a las cuales somos ajenas. Es preferible que hablen ellas mismas y que nosotras nos dediquemos a escuchar. Saber escuchar, que habilidad más revolucionaria.

 

ROTE ZORA[1]

 

«La impotencia es el disfraz de la cobardía» (Rote Zora, «Cada corazón es una bomba de relojería», enero de 1981.)

 

El presente libro no es una documentación completa. Los textos impresos son una elección que no ha sido autorizada por Rote Zora.

Esta recopilación es un aporte para motivar un debate público sobre la organización de mujeres armada e ilegal.

Los textos han sido organizados cronológicamente, sin embargo, hay textos que se solapan temáticamente. [...][2]

Rote Zora, por ser un grupo de mujeres armado e ilegal, llevó la lucha de las mujeres en Alemania a una nueva dimensión. Su historia y evolución siempre estuvieron vinculadas a la situación socio-política y al movimiento de mujeres. Hoy tenemos que aprender de esa experiencia y utilizarla para nosotras.

Este libro tiene la intención de ayudar a combatir el fuerte egocentrismo y eurocentrismo en muchas partes del movimiento de mujeres, y para animar discusiones, cuestionamientos e ideas sobre todos los temas mencionados.

[...]

 

[1]Introducción a la Edición Alemana, Die Rote Zora. Verlag Sauerländer, 1989. [Ndt.]

[2]Hemos eliminado las partes que hacen referencia al orden del libro, pues hemos hecho algunas modificaciones: la cronología la hemos puesto al final, del «Cuaderno de Prácticas» sólo hemos puesto la introducción. Los textos que no son comunicados tienen los títulos en mayúsculas. Algunos textos de análisis no los hemos traducido, nos parecía que en los comunicados ya estaba todo dicho con claridad. Hay algunos textos que no salen en el libro que van acompañados con una nota de referencia. [Ndt.] ...............................

 

 

 

Ver el documento completo        

 

Autores internacionales