2. Fin de la farsa al fascista régimen “a la turca” de la España del rey que Franco nombró se le cae la careta de “democracia”.

  

Se acabó. La farsa ha terminado. La han finalizado el 26 de agosto de 2002: Un auto nulo del felón juez Garzón que cierra las sedes y suspende las actividades de BATASUNA y un acuerdo del Congreso de los Diputados para instar al Gobierno para que pida al Tribunal Supremo que aplique la anticonstitucional Ley de Partidos e ilegalice al partido de la izquierda independentista vasca.

Quien quiera conocer con más detalle cómo y por qué yo llamo fascista al régimen actual español en el título de este análisis y por qué las vascas y los vascos del MLNV no exageramos cuando usamos estos días contra el Estado español el eslogan STOP AL FASCISMO, quien quiera conocer cómo y por qué el ACTUAL Estado español es un régimen fascista y cómo la mal llamada “transición democrática” española MANTUVO los espantosos componentes nazifascistas del Estado de Franco, metamorfoseándolos, puede repasar el puñado de páginas contenido en mi análisis mensual de julio de 1998 a partir del capítulo titulado ”Para no tomar el nombre del fascismo en vano” cuyo URL es

http://www.basque-red.net/cas/revol/juliazo2/juliab3.htm

La farsa ahora finalizada ha durado veintidós años pero se les acabó la cuerda. Empezó el 3 de julio de 1976 cuando el Rey que Franco nombró, siguiendo el diseño de los estrategas de Estados Unidos (basado en el modelo “Rey de Prusia/Camphausen” usado en 1848 para desactivar la Revolución de marzo en Berlín, cuando ondeó por primera vez la bandera roja) nombró a Adolfo Suarez presidente del gobierno de España. Para que comenzara la farsa. Para que pusiera en marcha la tramposa “transición” que lograra la metamorfosis del fascista Estado español de Franco en una “joven democracia”. Para colocarle al fascista Estado español de Franco la careta de “democracia”.

Como he repetido muchas veces en estos análisis, esa careta tenía que ocultar muchas horrendas cosas. Tenía que ocultar que seguirían (siguen hoy 22 años después) intactos los elementos y las estructuras y los aparatos clave sostenedores del Estado fascista de Franco: el Ejército de los militares perjuros y sediciosos que se sublevaron contra el Gobierno legítimo de la República española; los policías y guardias civiles torturadores y asesinos; los jueces sumisos que condenaban a muerte a los comunistas, a los anarquistas y a los “rojoseparatistas”; los venales, incompetentes y corruptos funcionarios; y, sobre todo, el botín rapiñado por el bloque de clases dominante durante cuarenta años de salvaje sobreexplotación de la clase obrera. Insisto en que subsisten hoy muchos de aquellos elementos y que la careta de “democracia” ha ocultado hasta hoy que el Estado fascista español NO ha devuelto aún los bienes muebles e inmuebles que robó a sus enemigos (por ejemplo al PNV o a la CNT) y que la ONU acaba de tener que intervenir para activar la búsqueda de los restos de los miles y miles y miles de “desaparecidos” fusilados y enterrados en anónimas fosas comunes entre 1936 y 1939.

Aquella “transición” tenía que hacerse y se hizo respetando la regla del lampedusiano Gatopardo: "Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie. Una de esas batallas en las que se lucha  hasta que todo queda como estuvo. No queréis destruirnos a nosotros, vuestros padres. Queréis sólo  ocupar nuestro puesto. Para que todo quede tal cual. Tal cual, en el fondo: tan sólo una imperceptible sustitución de castas." Y a fe que lo consiguieron. Lo demuestra y destaca el chiste que he reseñado en análisis pasados, que había saltado de Internet a la prensa diaria y que denuncia la cantidad de hijos, nietos, sobrinos, etc de Ministros o altos funcionarios de Franco que figuran hoy en el Gobierno de Aznar como Ministros o altos funcionarios.

La fobia de Franco a las elecciones por sufragio universal y a los partidos políticos indicaban claramente qué es lo que había que cambiar. Que cambio era necesario para construir la careta de “democracia” que ocultara la permanencia del estado fascista. Por eso la grotesca “transición” se publicitó sobre la legalización de los partidos políticos (sobre todo la del Partido Comunista de España en la Semana santa de 1977) y sobre la celebración de elecciones a diputados por sufragio universal el 15 de junio de 1977. Por eso la Constitución española de 1978 privilegió el trato a los partidos políticos hasta el punto de dedicarles un artículo tan temprano como el sexto del articulado.

Y por eso la caída de esa careta de “democracia” se ha producido estas dos semanas pasadas con la puesta en marcha de la ilegalización de Batasuna para que en el próximo 2003. no pueda presentar sus candidaturas en las próximas elecciones municipales y a Juntas Generales de Araba, Bizkaia y Guipúzcoa y al Parlamento de Navarra.

Para que no pueda presentarse el partido político que en las pasadas elecciones municipales de 1999  FUÉ LA SEGUNDA FUERZA EN EUSKAL HERRIA SUR en número de concejales electos (890, el 30% de los electos en los municipios en los que se presentó) detrás de la suma (1.208 concejales) acumulada por los del PNV (622) los de la coalición PNV-EA (399) y los de EA (187) y por delante de los 550 sumados por el PP y UPN. Y segunda también por el número de alcaldías conseguidas (64) detrás de las conseguidas por el PNV (103) y por delante de las sumadas por el PP y UPN (47).

EH (EUSKAL HERRITARROK) fueron las siglas usadas en esas elecciones por el partido que ahora se intenta ilegalizar. Y en ellas consiguió el récord histórico de votos logrados por HB o EH o Batasuna: 276.037 en la urna para Juntas Generales y Parlamento de Navarra y 272.026 en la urna para los ayuntamientos. En la Comunidad Autónoma Vasca esos votos le permitieron recuperar su segundo puesto detrás del PNV y por delante del PP y en Navarra recuperar el tercer puesto por detrás de UPN y PSN. Los detalles de los resultados de esas elecciones pueden repasarse en mis dos análisis que están en la web de la RED VASCA ROJA en

http://www.basque-red.net/cas/oculto/ejemplo/990618.htm

y

http://www.basque-red.net/cas/oculto2/julio99/julio.htm

Ilegalizar partidos políticos es siempre síntoma infalible de la enfermedad, del déficit democrático del Estado que la perpetra. ¿Pero se advierte la específica barbaridad que supone intentar ilegalizar a un partido para que no se presente a las elecciones municipales del 2003 cuando ese partido fue la segunda fuerza en las anteriores municipales del año 1999?

Sí. Se acabó la farsa. La España del Rey que Franco nombró se ha quitado la careta de “joven democracia” que se colocó a la muerte del dictador entre 1976 y 1998. Quizá la voz individual no vasca que más nítida y sonoramente lo ha denunciado haya sido la de un baqueteado y notorio ex Jefe de Estado europeo: el ex presidente de la República Italiana Francesco Cossiga. Ya el pasado 24 de junio la revista española TIEMPO publicaba tan rotundas frases suyas sobre Garzón, Aznar y la ilegalización de Batasuna como éstas (las negritas son mías):

"Este juez seudosocialista y justicialista [Garzón], que quiere ilegalizar Batasuna, tendrá que vérselas conmigo. Haré de todo para detener tanto a él como al liberticida de Aznar. Garzón es un facha, uno que mete en la cárcel a la gente sin motivo y sin pruebas."

La reciente Ley española de Partidos políticos es "una ley que recuerda trágicamente las leyes fascistas sobre la asociación que en 1926 utilizó Mussolini para actuar contra las libertades políticas e individuales de los italianos. José María Aznar utiliza la tapadera del Partido Popular y se lleva a la España post-franquista al fascismo."

El pasado 27 de agosto Cossiga expresó en un comunicado su solidaridad con los miembros de Batasuna, al tiempo que calificaba al juez Baltasar Garzón de “estalinista” y al Gobierno de José María Aznar de “franquista”. Cossiga expresaba en ese comunicado mi plena solidaridad a los compañeros demócratas antifascistas españoles, golpeados duramente por la represión española”.

Dos días después, el 29, Cossiga ha publicado en DEIA un artículo titulado “La trampa vasca” en el que, después de definir a Garzón diciendo “que de socialista, desairado porque Felipe González no le nombró ministro, ha encontrado el modo de convertirse en franquista, aunque adoptando métodos estalinistas” y de definir a Aznar como “un muchachito de juventud franquista”, afirma (las negritas son mías) que:

Poner fuera de la ley a Batasuna, que ha recogido el 10% de los votos en las elecciones al Parlamento vasco, representada democráticamente en las Cortes españolas de Madrid y en el Parlamento Europeo, es un gran error. Provoca estupor y asombro que precisamente
en estos días, cuando salen a la luz los crímenes de Francisco Franco y se abren las fosas comunes
en las cuales, para borrar su memoria, arrojaron a parte de los ciento cincuenta mil fusilados, militares y políticos de la República, después de terminar la guerra, vuelva iniciarse la vía de la persecución, que no va sólo contra Batasuna, sino que hoy es contra Batasuna, mañana contra los nacionalistas vascos “tout court”, pasado mañana contra los nacionalistas catalanes y después contra los navarros, los de Aragón y los de las islas Baleares. ¡Por algo similar se ha invocado no hace mucho tiempo la denominada “injerencia humanitaria” en Bosnia Herzegovina y en Kosovo se solicitó y se llevó a cabo la intervención de la OTAN! Porque llegados a este punto, si Batasuna es declarada ilegal, el problema vasco se convertirá en un problema no solo del Estado español, sino también de la Unión Europea y de la OTAN, ya que estas organizaciones se inspiran en los principios de libertad y pluralismo democrático”

Si Cossiga ha sido la voz individual no vasca más rotunda y acertada en la denuncia y la condena del ataque español al independentismo vasco la colectiva lo ha sido la del diario mexicano LA JORNADA. Que en su portada digital del día 27 titulaba “Como en tiempos de Francisco Franco, proscriben partido vasco”. Y que en su editorial titulad “ESPAÑA: DEMOCRACIA A LA TURCA”, tras reseñar el auto de Garzón y el acuerdo del Congreso de los diputados español, decía (las negritas y mayúsculas son mías) que:

“De esa manera equívoca se inauguró formalmente en España una nueva era de persecución ideológica por parte del nacionalismo español contra el nacionalismo vasco, y se abrió la puerta para sacar del escenario institucional y legal a cualquier grupo político que moleste a las organizaciones mayoritarias españolas: PP y PSOE, y que bien podrían ser, en un futuro próximo, el propio PNV y acaso también los partidos del autonomismo catalán. Con la fuerza de los votos en el Congreso y mediante procedimientos judiciales que ni siquiera pasaron por la demostración en un juicio de los alegados vínculos entre Batasuna y ETA, se suplantó una atribución que debiera ser exclusiva del mandato popular por medio del sufragio: la desaparición de una fuerza política de la escena parlamentaria....”

“.. ..A 26 años de la muerte de Francisco Franco, la España de Aznar ("que procede de una familia que ha sido nomenclatura del régimen franquista, que fue el que originó precisamente a ETA ", como señaló el portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti) recupera, por la vía parlamentaria, el monolitismo, la intolerancia y la ceguera que caracterizaron al régimen del Caudillo de España por la Gracia de Dios frente a las expresiones nacionalistas de los vascos”

“La vida política peninsular transita a lo que Arnaldo Otegui, líder de la coalición
abertzale, proscrita ayer, calificó justificadamente de "democracia a la turca", en alusión a la selectividad discrecional con la que la tiranía de Ankara legaliza o prohíbe las organizaciones políticas. LA DEMOCRACIA EN ESPAÑA EMPIEZA A CONVERTIRSE EN SIMULACIÓN. La sociedad española, bombardeada a todas horas por unas autoridades que han sido incapaces de derrotar política o policialmente al terrorismo, y por conglomerados mediáticos obsecuentes ante el poder público, se manifestaba mayoritariamente, en efecto, por iniciar una campaña de persecución de todo lo que oliera a nacionalismo vasco.... Pero la sociedad vasca no comparte esa convicción. En tal circunstancia, la clase política española cometió ayer la imperdonable necedad de ahondar la brecha entre ambas sociedades, de socavar los principios elementales del régimen de partidos...”

“....LAS CONSECUENCIAS DE ESTAS DETERMINACIONES DEMENCIALES SERÁN, PUES, INEVITABLEMENTE TRÁGICAS para los españoles, para los vascos y para la institucionalidad española en su conjunto.”

Una de las primeras, si no fue la primera, identificaciones del actual régimen fascista español con el régimen fascista turco la hice yo en el análisis de fecha 21 de julio de 1998 titulado ESPAÑA TURCA, VASCOS KURDOS. EL CIERRE DEL DIARIO EGIN Y DE EGIN IRRATIA ES ANTICONSTITUCIONAL Y NULO DE PLENO DERECHO que puede verse en la web de la RED VASCA ROJA en

http://www.basque-red.net/cas/revol/analisi2.htm

El final del título-resumen de ese análisis de fecha 21 de julio del año 1998 rezaba así: Enloquecida fuga al abismo del Gobierno español: ¿para cuándo la ilegalización de un cuarto de millón de vascos o el ESTADO DE EXCEPCION? .Lo cual demuestra que hace ya mucho tiempo que las vascas y los vascos de la izquierda independentista vasca somos conscientes de que el régimen fascista de la España del Rey que Franco nombró podía quitarse en cualquier momento su careta de “democracia”.

Ya se ha quitado esa careta. Ya está al viento y a la vista el rostro, el careto, la jeta nazifascista de la España del Rey que Franco nombró. Ya está en marcha su anticonstitucional reciente Ley de Partidos Políticos que, como reseñé en anteriores análisis viola los artículos 6, 14, 16, 20, 22, 23 y 25 de la Constitución española de 1978 (siendo especialmente importantes el 6 porque protege especialmente a los partidos políticos y el 22 porque protege la libertad de asociación). Y ya ha defecado por la pluma el felón juez Garzón un auto nulo de pleno derecho, también anticonstitucional, que ilegaliza de facto a Batasuna suspendiendo sus actividades y cerrando sus sedes aplicando abusivamente el articulo 129 del Código Penal sin haber, no ya probado en un procedimiento penal, SINO NI SIQUIERA ACUSADO NI IMPUTADO la culpabilidad de los integrantes de su Mesa Nacional y de sus demás órganos rectores colegiados.

Como ha escrito Javier Ortiz en un artículo titulado L'Express pregunta publicado hoy día 31 de agosto en su página web (http://www.javierortiz.net/zoom.html):

“La posibilidad de que Batasuna sea un partido dedicado a actividades ilegales sin que los miembros de su Mesa Nacional hayan incurrido en delito alguno –puesto que ninguno ha sido procesado hasta ahora– es para mí un fascinante misterio metafísico, sólo comparable con el de la concepción de la Virgen María.”

Luego analizaré con detalle el auto de Garzón. Pero quede ya dicho que ese misterio metafísico tiene una explicación. Garzón ha cometido esa chapuza por dos razones. Porque es un chapucero y porque está enfermo de megalomanía, de exhibicionismo, de protagonismo y de narcisismo (de verdad que alguien que le quiera debería decirle que todo eso tiene que hacérselo mirar por un buen profesional de la psiquiatría). Y está en plena campaña para conseguir el Nobel de la Paz para el que él mismo se ha propuesto a través de unos que manipula. Y necesita estar estas semanas en el candelero (el candelabro que dicen las famosas de la bazofia de las televisiones españolas). Si hubiera evitado esa chapuza, si hubiera empezado por donde el Código penal le exige (imputar a los dirigentes colegiados de Batasuna) TENDRÍA QUE HABER PERDIDO EL CONTROL DEL SUMARIO. Tendría que haberlo remitido al Tribunal Supremo por ser aforados (como diputados en los Parlamentos de Gasteiz e Iruñea que son) varios de los que tendrían que ser imputados. Y el Juez Campeador Garzón se habría quedado sin las portadas de prensa y los minutos de telediarios en la prensa mundial que tan desesperadamente ansía y necesita en esta su campaña como candidato al Nobel. Es así como los desarreglos psíquicos de un juez felón de la prolongación pre y anticonstitucional del siniestro Tribunal de Orden Público franquista que es la Audiencia Nacional aboca a la sedicente Justicia española al Waterloo que dentro de unos años sufrirá en los tribunales europeos.

Paso ahora a analizar el auto de Garzón y el acuerdo del Congreso de los Diputado español. Pero antes de hacerlo y como cortesía para los subscriptores de estos análisis que viven fuera del Estado español y para los residentes en él que hayan estado de vacaciones reseño brevemente la cronología del ataque español al independentismo vasco durante las dos semanas pasadas.

 

Ver el documento   

  

 

 


Autores internacionales